Puede llegar a tener la misma autoridad que la ley escrita: cuando no hay una norma expresa o aplicable a un determinado asunto, la costumbre mercantil se aplica con la misma validez y obligatoriedad que la ley.

 

Es un conjunto de usos o prácticas que realizan los comerciantes de manera uniforme, reiterada y pública, ha ocupado un destacado lugar en la evolución del derecho mercantil y en el desarrollo del mundo de los negocios.

 

La costumbre mercantil es fuente del derecho y creadora de normas jurídicas, tiene la misma autoridad que la Ley comercial, siempre que no la contraríe manifiesta o tácitamente y que los hechos constitutivos de la misma sean públicos, uniformes y reiterados en el lugar donde hayan de cumplirse las prestaciones o surgido las relaciones que deban regularse por ella.

 

Elementos de la Costumbre Mercantil:

El artículo 3 del Código de Comercio, consagra que la práctica debe reunir las siguientes condiciones para que pueda considerarse costumbre mercantil:

 

Uniformidad: Frente a una determinada situación, debe presentarse un proceder idéntico. Esto significa que la uniformidad se relaciona con la forma como se lleva a cabo la práctica mercantil, y ésta debe ser igual para la gran mayoría de las personas que la realizan.

 

Reiteración: Los actos que forman la costumbre deben haberse practicado y repetido durante cierto tiempo lo cual significa que no pueden ser transitorios ni ocasionales. La doctrina considera que “es una de las virtudes de la costumbre el haber sido la depuración de la experiencia de los comerciantes, en una materia que carece de regulación legal, durante un largo período de tiempo. Para definir la duración del mismo no se puede fijar artificiosamente una cifra determinada sino que, creemos, debe dejarse un término suficiente que permita prever la aceptación de la práctica como norma obligatoria”.

 

Publicidad: La costumbre debe ser reconocida por el grupo o sector dentro del cual va a regir, es decir, tiene que ser notoria o conocida por quienes se encuentran regulados por ella para que pueda ser aceptada como norma de derecho.

 

Que no sea contraria a la Ley: El Código de Comercio en forma expresa consagra que la Costumbre Mercantil tendrá la misma autoridad que la Ley comercial, siempre que no la contraríe manifiesta o tácitamente.

 

COSTUMBRE CERTIFICADA POR LA CÁMARA DE COMERCIO DE SEVILLA

En Sevilla y Caicedonia existe una costumbre mercantil entre los comerciantes como es el sistema separado, en donde el comprador adquiere la mercancía con un porcentaje de su valor, pagando el dinero restante dentro del término pactado para que le sea entregado el producto, sin que se genere ningún tipo de interés. (Certificada en abril 12 del 2004)

 

 

Cámara de Comercio de Sevilla

Sevilla: Carrera 51 # 51 - 25 Centro Comercial Sevilla Local 9 | Teléfonos: 219 6837 - 219 8531

Caicedonia: Calle 8a # 14 - 20 | Teléfono: 216 2189

Correo electronico: contacto@camcciosevilla.org.co

©2015 www.camcciosevilla.org.co | todos los derechos reservados

Diseño y Desarrollo: BIOS Computadores y Suministros de Alto Rendimiento